El Castillo de Edimburgo, que ver en Edimburgo

Durante tu visita a Edimburgo hay dos atracciones que son fundamentales: una es el castillo y la otra es Arthur’s Seat, una colina situada al este de la ciudad y de muy fácil acceso. El Castillo de Edimburgo es una experiencia imprescindible durante cualquier viaje a la capital escocesa, tanto si la visita a Edimburgo es de 3 días como de un día.

El castillo está situado en el centro de la ciudad y se levanta sobre una gran roca de origen volcánico. Se trata de la atracción turística más visitada de Escocia. El único acceso al castillo es por la explanada inclinada al final de la Royal Mile, en su extremo oeste, quedando sus otros tres lados protegidos por abruptos acantilados.

Muchos grandes momentos de la historia escocesa han tenido lugar aquí. En 1140 el castillo se convirtió en el primer lugar de reunión del Parlamento Escocés del que existe constancia histórica. En 1566 nacía en sus estancias el hijo de Mary, Reina de los Escoceses (Mary Queen of Scots), que más tarde se convertiría en rey de Escocia e Inglaterra. Y en 1745 vivió su último asedio, cuando la guarnición se hizo fuerte ante el asalto del Príncipe Carlos Eduardo, conocido como “Bonnie Prince Charlie” (El Hermoso Príncipe Carlos).

Otro de los grandes atractivos del Castillo de Edimburgo son las magníficas vistas panorámicas de la ciudad que pueden disfrutarse desde sus murallas, dado el privilegiado emplazamiento del mismo. En la imagen de abajo se pueden observar laParish Church of Saint Cuthbert y la Iglesia de San Juan, además de un pequeño segmento de Prince Street, una de las principales calles de la ciudad.

El Castillo es bastante extenso y hacen falta como mínimo un par de horas para visitarlo completamente. Entre sus atracciones más destacadas se encuentran la Sala de la Corona y la Piedra del Destino, donde se custodian los tesoros de la nación; el Gran Salón, que contiene una fabulosa colección de armas y armaduras, así como la llave del castillo; el Palacio Real, creado en 1617 en honor del rey Jaime IV; la Capilla de Santa Margarita, el edificio más antiguo de Edimburgo;

el Mons Meg, uno de los cañones más antiguos de Europa; el One O’Clock Gun, un cañón que ha sido disparado todos los días desde 1861; el National War Memorial, un homenaje a todos aquellos escoceses que perdieron la vida desde la I Guerra Mundial o el Museo Bélico Nacional, junto a los museos de los distintos regimientos.

 

Para sacar máximo partido de la visita recomendamos desde PasaporteBlog.Com el alquiler de una audio-guía o de un guía oficial.

El castillo es sin lugar a dudas uno de los lugares a visitar en Escocia.

Consejo: La moneda en Escocia es la libra esterlina, la misma que en el resto del Reino Unido, aunque tienen una impresión especial por el Banco de Escocia. En general no hay problemas para usarla en toda Gran Bretaña pero es aconsejable no traer esos billetes “made in Scotland” de vuelta de las vacaciones, porque es posible que no os los cambien.