gran barrera de coral viaje a australia

Nueva Zelanda y Australia, aventura en Oceanía

El continente de Oceanía está constituido por Australia, Papúa-Nueva Guinea y Nueva Zelanda, así como los archipiélagos coralinos y volcánicos de Micronesia, Polinesia y Melanesia, del Océano Pacífico.

blog de viajes pasaporteblog

Nueva Zelanda es un país especial, único en el mundo. Puede que muchos lugares se autodenominen así, pero en el caso de Nueva Zelanda, y debido a su aislamiento geográfico, posee gran cantidad de características que son únicas sobre la faz de la tierra. De esta manera, Nueva Zelanda tiene una flora y una fauna imposible de observar en otra parte del mundo. Quizá el más conocido de estos animales es el Kiwi, ave que no sabe volar. Algunos otros, con el paso del tiempo han desaparecido.

urulu ayers rock viaje a autralia

Otra de las claves de Nueva Zelanda es su naturaleza. Perderse en sus islas, en su riqueza marina es asomarse a unas vistas únicas. También lo son sus árboles, y bosques, así como sus cordilleras. Quizá la zona volcánica de Taupo es uno de los lugares más impactantes. Las ciudades son otro punto importante, entre ellas, las más destacadas son Wellington (la capital) y Auckland (la ciudad más poblada).  En cuanto a la cultura, no hay que olvidar que es en Nueva Zelanda dónde se ha asentado la cultura maorí. Sus tradiciones, juegos, ritos y forma de vida son más que atractivos a la hora de visitar el país.

Por su parte, Australia es un mundo dentro de un solo país. Fijándonos únicamente en la parte geográfica, Australia cuenta con La Gran Barrera de Coral, que es el arrecife de coral de mayor extensión en el mundo, lo que hace que posea una gran riqueza marítima. Al mismo tiempo, el país tiene grandes cordilleras, como puede ser la Gran Cordillera Divisoria, donde se sitúa el monte Kosciuszko, mientras que en la Australia Occidental se encuentra el monolito más grande del mundo (el Monte Uluru). Sin olvidar que Australia es el país habitado que menos suelo fértil posee, lo que se traduce en una gran parte desértica.

La gran barrera de coral autraliana

Pese a eso, el espectáculo natural que oferta es increíble. Esto hace que la flora y la fauna del país sean muy diferentes, dependiendo en el lugar en el que estemos situados. Las grandes distancias hacen que florezcan grandes ciudades, como lo son Sidney, Melbourne o Canberra. Imperdible es la visita a las playas y así practicar algunos de los diversos deportes acuáticos que allí se realizan, siempre que no tengamos problemas en compartir el agua con algún que otro tiburón. También podremos empaparnos por la cultura y la gran calidad de vida de sus ciudades.

Quizá, lo más sencillo para conocer estos dos paraísos es viajar hasta allí, pero debido a lo extenso de su superficie y cosas que ver, una buena opción es realizar este viaje mientras se llevan a cabo otras tareas. Una de ellas puede ser la de estudiar inglés, aprovechando de esta forma el tiempo. Hay diversas escuelas como ESL que ofrecen este tipo de cursos que sirven para conocer un lugar, a la vez que estudiar idiomas. Australia como no, es perfecto para aprender inglés sobre todo porque no hay tanto hispanohablante como por ejemplo en Londres. Australia y Nueva Zelanda pueden ser un viaje único e irrepetible.

Un pensamiento sobre “Nueva Zelanda y Australia, aventura en Oceanía”

Deja un comentario